Conocimiento básico para envasar en bolsas o “rollstock”

Tengo sentidos encontrados con los envases de alimentos.
Por un lado, los productos necesitan una protección fiable contra el deterioro, como la oxidación, la suciedad y el envejecimiento, y por otro, el embalaje debe tener el menor impacto posible en el medio ambiente – y los requisitos del marketing están a la vanguardia: una presentación perfecta y una impresión de alta calidad.

Bueno, pero estos son propiedades y deseos casi incompatibles con la realidad cotidiana. Después de todo, los plásticos son cuerpos extraños en el medio ambiente y los envases que se descomponen se convierten en microplástico.

Lamentablemente, las soluciones alternativas aún no están a la vista, y como fabricante tienes que “nadar con la corriente” para sobrevivir en el mercado. De ahí este artículo.

En el sector del autoservicio, los paquetes de venta, gracias a las grandes cadenas alimentarias, son obligatorios para todos los que quieran llevar sus productos a las estanterías de todo el país. Ya se trate de términos como “disponibilidad para la venta al por menor” o “idoneidad para el autoservicio”, el famoso “Retail-ready” Siempre hay que tener cuidado de envasar el producto de la forma más atractiva posible, por un lado, pero también de una manera que ahorre material y, por lo tanto, sea respetuosa con el medio ambiente, por otro.

Los plásticos siguen desempeñando el papel principal aquí hoy en día. Y éste es también el núcleo del problema medioambiental: un supermercado moderno de autoservicio ya no podría funcionar sin envases de plástico. A corto plazo, los proveedores no tienen opción: o bien envasan sus productos en láminas de plástico o bien no puede listar sus productos en los principales supermercados.

A largo plazo, varias soluciones pueden estar en el horizonte, pero para la mayoría de los fabricantes estas soluciones están muy lejos, siempre y cuando las cadenas de supermercados no se den la vuelta y vuelvan a re-instaurar los mostradores de tianda como antes, donde un vendedor prepara la mercadería y lamina las piezas al frente de los clientes, como era antes. Si bien, en Perú, Uruguay y Paraguay todavía he visto estructuras de este tipo. Pero también en estos países la tendencia es hacia el autoservicio moderno.

El material de embalaje de plástico tiene un costo. Por lo tanto, es comprensible que en las salas de proceso, elijimos el film más barato. Pero cuidado: lo que es completamente suficiente para un producto o un lapso de tiempo corto puede darnos sorpresas terribles, dependiendo de la tarea a realizar. En el caso del queso y las salchichas en particular, es decisivo para qué mercado y para qué requisitos de vida útil se selecciona el film de envasado. Hay diferencias abismales en calidad y propiedades físicas.

Los films de embalaje, especialmente las más económicas, a menudo sólo se coextruyen. Se componen principalmente de polietileno de baja densidad (LDPE). Este y otros materiales se añaden durante la producción a partir de diferentes boquillas de extrusión y se funden para formar una película. Por lo tanto, ciertas propiedades físicas como la permeabilidad al oxígeno y el comportamiento de sellado pueden ser influenciadas bastante bien. Es aquí donde podemos definir también la “barrera” – para ajustar la permeabilidad al oxígeno y al vapor de agua del material. Para equipar un material de propiedades como “barrera”, se añade un componente llamado EVOH. Es un copolímero de alcohol etileno-vinílico compuesto principalmente de carbono, oxígeno e hidrógeno. Es un tipo de “polímero cristalino”. y es el principal ingrediente para dotar el film de una potente barrera al oxígeno.

El EVOH forma una barrera que puede ser hasta 10.000 veces más eficaz que la de una película de LDPE convencional. Una fina capa de EVOH forma una poderosa capa protectora contra los gases y garantiza una mayor frescura con menor espesor de película. Estos “envases ligeros” ayudan a reducir los residuos. Una función de barrera con sólo unos pocos micrómetros, como en el caso del EVOH, se refleja en un menor uso de materias primas y, por lo tanto, menos material de envasado.

Propiedades de las capas de EVOH

Barrera contra el oxígeno, nitrógeno, dióxido de carbono y helio: EVOH prolonga la vida útil de los alimentos y los protege contra las bacterias. Los productos envasados se mantienen frescos a lo largo de toda la cadena de suministro e incluso después de un almacenamiento prolongado. El EVOH reduce o elimina la necesidad de conservantes.
Excelente transparencia y alto brillo, lo que hace que el producto sea particularmente atractivo para el comprador.

Close Menu